Aceite de Oliva Virgen Extra de Málaga

A pesar de que Málaga es la provincia andaluza con menos extensión, es una de de las que más variedades de aceitunas tiene en sus más de 100.000 hectáreas de olivar (olea europaea). Y eso se refleja en la producción de excelentes aceites de oliva virgen extra en prácticamente todo su territorio.

La variada orografía de la provincia y sus diferentes climas han hecho posible que se delimiten comarcas oleícolas con distintos tipos de aceitunas en las que se elaboran aceites de oliva virgen extra de connotaciones totalmente diferentes. En la Axarquía predominan las variedades verdial de Vélez y la nevadillo blanco. En la Serranía de Ronda destaca la lechín de Sevilla. En la comarca de Antequera, el océano de la hojiblanca o el Valle del Guadalhorce y la Sierra de las Nieves, territorio de la manzanilla aloreña.

Entre ellos, sobresalen los monovarietales de hojiblanca, verdial de Vélez, arbequina o manzanilla aloreña, aunque también se elaboran “coupages” (multivarietales) de gran calidad, en cuya elaboración se vienen empleando diferentes variedades y en diferentes proporciones según las diferentes zonas geográficas de la provincia. Existen otras variedades secundarias como campiñesa, vidueña, picuda, nevadillo blanco, pico limón, picual o gordalilla, entre otras. En los últimos años, Málaga ha sobresalido en la producción de AOVE de gran calidad, tal y como se ha certificado con distintos premios y galardones tanto en el ámbito nacional como internacional.

Mostrando todos los resultados (2)