¿Quiénes somos?

En torno a la buena mesa surgió este proyecto hecho hoy realidad. Rendidos ante las virtudes de los productos gastronómicos malagueños, tres personas, tres amigos, cimentaron una idea: hacer todo lo posible para que los sabores artesanales que habían compartido pudieran llegar a más personas. Sólo así se entiende que un madrileño, un abulense y un malagueño se alíen en una idea tan singular como La Alacena de Málaga, una tienda on line pensada para distribuir productos artesanales.

La idea matriz partió de Javier Almellones, periodista nacido y criado en Málaga, de padre cañetero y de madre ardaleña, vinculado al turismo de interior por profesión y por devoción. Frustrado por no poder encontrar fácilmente aquellas delicias que iba encontrando en sus escapadas, lanzó hace ya dos años la iniciativa: "Hay que hacerlos accesibles".

En ese momento se sumó, Ricardo Pastor, nacido en Arenas de San Pedro, pero residente en Torremolinos desde hace más de una década. Vino por trabajo, pero se quedó enamorado de los paisajes de la provincia. Procedente del ámbito audiovisual, no dudó en unirse en la cruzada de Javier. No se podía esperar menos de quien tiene El Quijote siempre en la cabeza y al vino como una de sus pasiones.

Y con esos mimbres llegó Sergio Cruz, un ingeniero informático, que por esos avatares de la vida está entre Madrid y Málaga. Comenzó a descubrir los sabores de esta tierra poco a poco hasta quedar hechizado. En cuanto conoció la idea de La Alacena de Málaga se lanzó, apasionado, a la piscina. Con sus conocimientos técnicos, su paciencia y su afán por el trabajo bien hecho supo encauzar definitivamente esta tienda virtual por la buena senda.